Contribución de los Centros de Práctica, para la Formación Inicial Docente

Contribución de los Centros de Práctica, para la Formación Inicial Docente

15 Marzo 2013 By In Pedagogía
Valora este artículo
(0 votos)
formacion-inicial
Rafael Eduardo Gómez Aguirre
Licenciado en Ciencias de la Educación
Especialidad en Matemática
Universidad Pedagógica de El Salvador

RESUMEN

Desde la experiencia en la supervisión docente, el autor reflexiona sobre el significado del papel de los centros de práctica como modelos que aportan a los futuros docentes la experiencia educativa y formativa que les permitirá construir el perfil idóneo para desempañarse con calidad y profesionalismo en las aulas. Para alcanzar dicha calidad es necesario resaltar el desarrollo de la empatía entre los roles de los practicantes y docentes tutores, sin desestimar la obligación del MINED para crear dichas políticas, incentivos y la inducción hacia los maestros tutores.
 
ABSTRACT

From the perspective of teacher supervision, the author reflects on the meaning and role that practice schools have as models that contribute to the future teachers in the educational and formative experience. Allowing them to build the ideal profile for quality work and professionalism in the classrooms. To reach this quality, it is necessary to highlight the development of the empathy among the different roles interns and tutors have without diminishing the Board of Education's obligation to create such policies, incentives, and the inductions for tutors in their roles.

INTRODUCCIÓN

 

La escuela salvadoreña es compleja en cuanto su organización y composición social; cuenta con docentes que poseen una basta    experiencia profesional en innovaciones, que permite superar las expectativas de sus estudiantes con su entrega pedagógica de calidad. Además, generan en los aprendientes[1] motivación, interés y aprecio por la superación personal en la consecución de sus proyectos de vida; así mismo, potencian habilidades, destrezas y salud mental que le ayude a incorporarse a la sociedad como entes, del progreso sostenible y humano de la región; de igual modo, el desarrollo de hábitos y valores hacia la construcción de una sociedad equitativa, justa y equilibrada en busca de una cultura de paz, progreso y libertad.

Panorama psicoemocional del estudiante en la escuela salvadoreña

Los problemas de comportamiento dentro de las escuelas salvadoreñas han ido en aumento durante los últimos años; en las instituciones educativas no solo ingresan estudiantes, sino que, paralelamente ingresa la sociedad con sus problemas (drogas, violencia, pobreza, maltrato de género e infantil). La inestabilidad o irresponsabilidad en el núcleo familiar, está vinculada a la rebeldía, drogadicción, la asociación a grupos antisociales, sexualidad, embarazos prematuros, entre otros efectos; sumado a esto la cuota de responsabilidad de algunos medios de comunicación al transmitir programas y música deformadora de la conducta, moral y ética de la juventud salvadoreña.

Las principales problemáticas sociales que sufre nuestra nación llegan a las escuelas, se posicionan y paulatinamente crecen, se vuelven el alimento de aquellas mentes, lo que conlleva a un desorden, desaliento  y apatía  que se traduce en una “cultura de desinterés”

Lo anterior hace mucho más difícil la labor educativa. A esto se enfrenta el docente en formación y es el reto del docente tutor, todos los días.

 

  1. 1. Educación Superior y la profesionalización en la Formación Inicial Docente.

 

En la Educación superior y específicamente en la formación docente, los estudiantes son considerados aprendices de una profesión que requiere del interés, disciplina, creatividad, pasión y esmero para integrarse a la lista de futuros formadores y edificadores de nuevas sociedades. Estudiantes que, habiendo alcanzado grados de teorización y fundamentado las corrientes de las ciencias de la educación, deben contrastar ante la realidad de un pueblo y contextualizar de acuerdo a las cualidades y características particulares, como miembros de las sociedades educadoras; esto se logra viviendo el cambio o transformación de la realidad objetiva, mejor conocida como “praxis”, acto que se evidencia con la presencia del futuro docente y nuestra realidad, o lo vivido por nuestros docentes experimentados que albergan las instituciones educativas  y,  que además son para las instituciones formadoras de docentes: “centros de práctica”.

Lo antes mencionado permite perfilar la imagen y rol que juegan los docentes no sólo en las áreas educativas, si no, como el modelo para el refuerzo, fortalecimiento y perfeccionamiento de tan prestigiosa labor, compromiso y cambios de conducta que puedan empañar el ejercicio del que enseña.

Existe diversidad de profesionales  de quienes los estudiantes en formación docente obtienen buenos modelos así como también no tan buenos  pero que son  una dosis de posibles malas experiencias que resultarían apropiadas a la formación de quienes desean aprender ser excelentes docentes.

Es gratificante declarar que nuestro sistema educativo posee en buena mayoría, docentes entregados por la formación de nuevos elementos de la sociedad; tenemos también los que buscan el rescate de la moral en un mundo actual que camina a pasos agigantados  y que va dejando huellas en la educación. Todo esto agrega un mérito al desempeño de esta profesión y su reconocimiento así por ejemplo existen  docentes actualizados, siempre a la vanguardia de la experimentación de nuevas corrientes pedagógicas, que buscan aplicar los nuevos componentes curriculares e instrumentos de evaluación para construir un aprendizaje significativo en sus estudiantes.  Además, están los docentes eclécticos, capaces de recolectar las buenas experiencias, concretarlas en el aprendizaje de sus estudiantes, siempre y cuando sea para alcanzar las metas trazadas desde un inicio; y por supuesto, hay docentes estancados, desactualizados, desorientados y poco organizados en su tarea educativa, que toman la labor docente como un medio más de subsistencia, olvidándose del fundamental deber,  fungir como agentes de cambio y ejemplos de las futuras sociedades.

 

 

 

 

Expectativas del Docente en Formación

 

Desde la experiencia en la formación docente, el practicante redescubre un nuevo escenario escolar, ahora como profesor en las aulas. Esta transición de “Estudiante” a “Profesor no es nada fácil, pues todo docente debe elegir esta carrera por  vocación, teniendo en cuenta que esta  labor  es determinante para el desarrollo  de una sociedad cada vez más próspera y justa.

Al  docente en Formación se le prepara con amor, ánimos y dedicación para enfrentar con éxito los retos con los que se encontrará en la escuela y comunidad donde le corresponda laborar, este escenario está lleno de situaciones nada fáciles y complejas,  el Practicante representa la esperanza como formador de ciudadanos que los posibilite a ser responsables, honestos y sobre todo competentes.

 

Contribuciones significativas de los centros de práctica

Para tan grande compromiso las contribuciones significativas que aportan los Centros de Práctica a los docentes en formación son innumerables aunque, para ello, se ha intentado condensar esos aportes en tres destacables apartados:

  1. Espacios Físicos de experimentación
  2. Experiencia docente
  3. Acercamiento a la realidad desde una perspectiva diferente

 

1.1 Espacios Físicos de Experimentación (EFE)

 

Toda praxis debe poseer para su ejecución la parte material haciendo referencia a los instrumentos, utensilios y el terreno para el fogueo.

Las instituciones educativas como centros de práctica ofrecen en su primer momento a los docentes en formación, espacios físicos que le permitirán “experimentar” las diversas facetas que conlleva el quehacer educativo. Al referirnos a los EFE nombramos los distintos ambientes donde se desarrollan los procesos administrativos y de aprendizaje.

Dichos espacios están sujetos a la complejidad que cada institución posea, de acuerdo a las ofertas académicas; como también, al tipo de usuarios que requiera de su utilidad, en su mayoría, los espacios con los que los centros de práctica benefician a los aspirantes a docentes son de infraestructura, que van acorde como se mencionó antes, a su complejidad conforme a la denominación que se tenga, así: Escuelas de Educación Parvularia,  “establecimientos educativos exclusivos para la educación inicial de los  estudiantes, conformadas con tres secciones graduales encargadas de propiciar las capacidades de los nuevos elementos del siguientes nivel educativo”; Centros Escolares, “instituciones de carácter público que atiende en su mayoría población para la educación básica en los tres ciclos de escolaridad, abarcando en promedio los nueves años del sistema educativo; y que en algunos casos se complementa con uno de los niveles educativos que le antecede y precede, como son Educación Parvularia y Educación Media”; Complejos Educativos.“A diferencia que los centros escolares, los complejos abarcan desde la Educación Parvularia, Básica y Media como requisito indispensable”; Institutos, “son aquellas dependencias educativas que sus aulas albergan solamente a estudiantes que han concluido el último año de la educación básica para la formación del nivel medio del sistema”; Colegio y Liceos, “ instituciones de modalidad privada que pueden contener todos los niveles de acuerdo al cumplimiento de requisitos de funcionamiento”.

 

La descripción anterior nos permite identificar que según el tipo de servicio que dichas instituciones presten a la comunidad educativa, así beneficia también a los estudiantes en formación para la realización de sus prácticas, desde su especialización así por ejemplo para los estudiantes de Educación Parvularia su fortalecimiento estará en las instituciones con dicho servicio, los futuros docentes de básica tienen mayor beneficio en centros escolares, complejos, colegios o liceos, que presten servicio hasta el segundo ciclo como la especialidad lo contempla; para el caso de especialista en la diversas áreas como: matemática, lenguaje y literatura, ciencias sociales, ciencias naturales, idioma inglés y educación física obtienen sus experiencias en aquellas instituciones que poseen tercer ciclo de educación básica, así como, aquellas que prestan servicios de educación media como complejos, institutos (reglamentariamente), liceos y colegios (si el servicio está acreditado). Para el caso de Educación Física, el beneficio de las instituciones estará extendido desde la Educación Parvularia hasta la Media.

Otros EFE que las instituciones proveen basada en las infraestructuras y la experimentación son: las aulas, pasillos, canchas, laboratorios, huertos, bibliotecas, Centro de Recurso de los Aprendizajes (CRA), entre otros.

Experiencia docente

 

Podemos definirla como el  “proceso de adaptación que el contacto con la realidad impone al sujeto”, o sea, todo conocimiento adquirido con la práctica, este accionar por el que atraviesa el futuro docente permite evidenciar momentos positivos y negativos del ejercicio educativo, adquirir aspectos que fortalezcan su perfil como miembro de la sociedad de educadores, y discernir en el manejo y uso de implementos apropiados para la enseñanza.

Las acciones que propician aspectos que posibilitan el buen desempeño de todo profesional de la educación, vital para el reconocimiento y elemento de exhortación son el manejo de grupo, interrelación social con los miembros de la comunidad educativa, estrategias de enseñanza para un aprendizaje significativo, autocontrol y manejo de situaciones difíciles que sobrepasen la autoridad del docente, dominio de componentes curriculares e instrumentos de evaluación entre otros.

El modelaje es una de las mayores experiencias que se puede evidenciar en todos los contextos, el maestro tutor se convierte en el ejemplar a ser imitado por el practicante, su conducta, valores, acciones morales, el ideal, normas de comportamiento, creencias y su propia actuación,  puede activarse en la mentalidad del futuro docente como apropiado, acertado o  también un mal modelo que puede engendrar anti valores y apatía a la profesión puede también crear una falsa imagen de lo conveniente ante lo idóneo, como puede suceder en la realidad misma

Otro aspecto producto de la experiencia es la contextualización que permite anexar lo vivido por el observador (practicante) desde la criticidad de los eventos al acercamiento con las necesidades de los que aprenden (estudiantes).

 

Acercamiento a la Realidad, desde una perspectiva diferente

Mientras se obtenga una cantidad innumerable de experiencias el nuevo educador tendrá la oportunidad de entender las causas y los efectos que propician los bueno o malos momentos de la convivencia social a la que pueden estar sometidos los estudiantes y docentes durante los procesos educativos, sin dejar atrás las posibles dificultades que atraviesan los educandos en su aprendizaje

El Prof. Piche, nos comenta sobre la contribución de los centros de práctica a la formación inicial docente, desde su experiencia de más tres décadas como profesor y más de diez años como maestro tutor:

 

“Pienso que la educación no debe ceñirse en cuatro paredes de la universidad. Los estudiantes deben enfrentarse a la realidad social. Toda teoría se perfecciona con la práctica. Así, los futuros profesores descubren las verdaderas necesidades de su misma sociedad al enfrentarse a la suya. Es más, así, con la práctica descubren si ésta es en realidad su verdadera vocación”.

César Mauricio Piche docente normalista del Centro Escolar Fabio

Ignacio Magaña en el municipio de Rosario, departamento de La Paz,

 

Es de vital importancia reconocer la necesidad de analizar lo que  realmente hacen los profesores y practicantes cuando se enfrentan a problemas complejos de la vida del aula, cómo se enfrentan a situaciones inciertas y desconocidas, cómo elaboran y modifican rutinas, utilizan técnicas, instrumentos, tareas y recursos pero, sobre todo, la reflexión sobre la importancia de la práctica donde el docente en formación puede demostrar sus destrezas, aptitudes y competencias para la dirección y evaluación del proceso de aprendizaje de los diferentes niveles del sistema educativo.

 

  1. 2. Beneficios entre ambas entidades (IES y CP)

Además de las principales contribuciones que aportan los Centros de Práctica a la Formación Inicial para docentes, no podemos negar que al mismo tiempo, el practicante hace un fundamental aporte a los centros educativos del país; en algunos aspectos los futuros docentes son portadores de nuevas estrategias de enseñanza, creativos para la elaboración de materiales que facilitan el aprendizaje, conocedores de los programas educativos de su especialidad, actualizados en los procesos administrativos previos al quehacer educativo; además, se convierten en los modelos para los educandos en sus proyectos de vida. Todos estos elementos fortalecen el desempeño del practicante en su rol como un aprendiz que también comparte las experiencias que han ido adquiriendo durante su formación.

 

 

 

  1. 3. Pilares de la formación inicial docente.

 

La experiencia en los centros de práctica significa para los futuros profesionales de la educación el eje fundamental de una carrera comprometida con una labor social que alimenta las mentes de las nuevas generaciones de habitantes, gobernantes, jefes, empresarios, empleados o profesionistas; requiriendo la vivencia de cuatro aspectos que fortalecen el desempeño de los docentes salvadoreños, lo que se ha denominado como: Teorización, Ejercitación, Experimentación y Reflexión.

La teorización es fundamentada desde las aulas de las instituciones responsables en formar docentes, aplicadas en las asignaturas básicas con el fortalecimiento de las diversas especializaciones que contempla el currículo nacional de Educación superior. Dicho proceso se vincula con las fundamentaciones que la realidad requiere para su contraste, apropiando el manejo de todas aquellas estrategias, medidas, reglas y conceptos, que de una manera u otra, son parte de los procedimientos para la preparación de una sesión de clase o entrega pedagógica que todo docente realiza con el esmero y deseo de alcanzar el entendimiento y criticidad de sus estudiantes.

La ejercitación es un complemento de la teorización, y es supervisada por los responsables de asignaturas, que buscan potenciar las competencias de formación de los futuros docentes; mientras más fortalecido esté el manejo de las actividades por los estudiantes, mayor será su alcance para la implementación de las nociones y procesos adquiridos mediante las instrucciones del docente como las posibles recomendaciones a una nueva forma de emplear alguna técnica, dinamizada desde la indagación de los conocimientos previos que posean los estudiante y las dificultades que podrían disminuir el potencial de aprendizaje.

El tercer pilar es la experimentación que se vive con el descubrimiento del «preparándose» para ser docente, convirtiéndose en un aprendiz de los entes conocedores y llenos de experiencia que ya forman parte de las nóminas de educadores, lo cual permite obtener alcances del dominio que se adquiere y el desarrollo de su propio perfil. El acompañamiento a este proceso lo da el maestro que funge en su papel como tutor u orientador, siendo quien comparte y propicia los momentos, para que, tanto las teorías que recaen en los procesos administrativos educativos cobren vida y se fusionen con las teorías de la especialización en la que cada practicante haya seleccionado para su compromiso social.

Y el último pilar, la reflexión que genera la culminación con el análisis de aquellas experiencias adquiridas desde la práctica acompañada con la reflexión de las vivencias positivas y negativas que convierten una profesión en comprometida con los denominados dicentes, aprendientes, educandos, estudiantes o aprendices; pero dicha reflexión debe ser construida desde las áreas de formación que ha tenido el nuevo docente, lo académico, en las aulas universitarias y praxis, desde los espacios físicos de experimentación donde se genera la experiencia.

 

  1. 4. Rol del Ministerio de Educación en la Formación Inicial Docente.

El Ministerio de Educación desempeña uno de los papeles más importantes para la Formación Inicial de los futuros docentes; por tanto, una de sus correspondencias se fundamenta desde la ley suprema que es respaldada en sus cánones por las reglas y normas que deben ser asumidas por las instituciones formadoras. Estas leyes, reglamentos y normas, prescriben lo siguiente:

 

CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA DE EL SALVADOR:

Art 57, “El Estado podrá tomar a su cargo, de manera exclusiva, la formación del magisterio”[2].

Art 61, “La educación superior se regirá por una ley especial”[3].

El primero de los artículos presentados versa que es el «estado» quien puede decidir por medio del acompañamiento del Ministerio de Educación como se organizará el sistema nacional de educación, creando las instituciones y servicios necesarios, entre ellos, los estatutos y reglamentos que regirán la formación de docentes.

Las disposiciones especiales que se emplean para la formación y funcionamiento del magisterio son orientadas en la «Ley de Educación Superior», «Instructivo para el funcionamiento de las carreras de profesorado», «Ley de la Carrera Docente» y «Normas para la práctica docente», entre otras.

La Ley de Educación Superior demanda a las Instituciones de Educación Superior (IES) “Formar profesionales competentes con fuerte vocación de servicio y sólidos principios éticos”[4].

Según el Art. 3 de esta misma ley, la educación superior integra tres funciones: “La docencia, la investigación científica y la proyección social”; buscando con la «docencia» enseñar a aprender, orientar la adquisición de conocimientos, cultivar valores y desarrollar en los estudiantes las habilidades para la investigación e interpretación de la realidad nacional como entes críticos y propositivos para enfrentar con éxito problemas, dificultades y desafíos.

Con la «investigación» se busca sistematizar y analizar nuevos conocimientos que enriquezcan la realidad del desarrollo de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento; así mismo, la «proyección social» se concibe como la interacción entre el quehacer académico con la realidad natural, social y cultural del país.

 

CONCLUSIONES

La práctica docente como eje principal de la Formación Docente permite:

  • Conocimientos de los procesos administrativos que propician el funcionamiento de las instituciones educativas.
  • Acercamiento a políticas, proyecciones educativas y curriculares.
  • Reflexión sobre la estructura de los programas de estudio, para una educación por competencias.
  • Planeamiento de los momentos didácticos de acuerdo a tópicos programáticos que representan el fundamento de las asignaturas.
  • Construcción de instrumentos que permiten evidenciar el logro de los aprendizajes adquiridos por los estudiantes.
  • Reflexión sobre las dificultades de aprendizaje, manejo de situaciones problemas.
  • Experimentación del manejo de criterios para aproximar el interés de los estudiantes para aprender.
  • Promoción de la investigación como medio para la cualificación permanente de la práctica docente.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Constitución de la República de El salvador

Ley de Educación Superior

 


[1] http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=aprendiente
[2] Art. 57. Constitución de la República de El Salvador. Sección Tercera “Educación, Ciencia y Cultura”. párrafo final.
[3] Art. 61. Constitución de la República de El Salvador. Sección Tercera “Educación, Ciencia y Cultura”. párrafo inicial.
[4] Art 2, literal “a”. Ley de Educación Superior. Capítulo I, de la Educación Superior

 

Visto 2369 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Junio 2013 09:04
Uperspectiva

Uperspectiva es una revista semestral cuyos artículos presentan temas que ponen en relieve la Ciencia y Educación en una relación estrecha y determinante para el desarrollo de un país: la ciencia como factor de cambio social y la educación como el eslabón en la cadena entre el conocimiento y su aplicación en la realidad, así pues la ciencia produce conocimiento.

Los artículos de Uperspectiva están basados en investigaciones y experiencias educativas de los autores que enmarcan tres ejes principales: Tecnología, Investigación y Pedagogía.

La Universidad Pedagógica de El salvador espera que los artículos aquí publicados sean un aporte para contribuir a la formación académica de sus lectores.

“No hay duda que todo conocimiento empieza con la experiencia

Enmanuel Kant

Miembro de:                                                                                                                                                                                                 
UDUAL SDSN auprides-home  aualcpi                   insaforp-home      

Diagonal Dr. Arturo Romero y 25 Avenida Norte San Salvador. El Salvador                 icon-phone-direccion Teléfono:  (+503)2205-8100 icon-phone-direccion Fax: (+503) 2226-4486  icon-email-direccion Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.