Yucuaiquín y sus raíces culturales

Yucuaiquín y sus raíces culturales

15 Marzo 2013 By In Investigación
Valora este artículo
(7 votos)
yucuaiquin-y-sus-raices-culturales
Julia Josefina Moisa Miranda
Máster en Administración de la Educación
José Dimas Pérez Majano
Licenciado en Trabajo Social
Responsable de la Unidad de Proyección Social
Universidad Pedagógica de El Salvador.
RESUMEN
Los autores tratan de motivar a los lectores acerca del conocimiento de las raíces culturales indígenas que aún siguen latentes e inmersas en la ciudad Yucuaiquín, Departamento La Unión.
La valiosa información aquí presentada  fue posible gracias a la investigación cultural que se realizó en el mes de julio del año 2007, cuando profesionales y estudiantes de la cátedra “Persona, Cultura y Sociedad" de la Licenciatura en Ciencias Sociales de la Universidad Pedagógica de El Salvador, se dieron a la tarea de indagar los raíces culturales y artísticas de la Zona Oriental de El Salvador, específicamente en las comunidades: Yucuaiquín, Guatajiagua, Cacaopera y Corinto.
 
ABSTRACT
The authors try to motivate the readers on the knowledge of cultural native roots that are still in active beating, and how they are immersed in the Yucuaquin city, in Department of La Unión.
The valuable information shown here was possible to gather thanks to the cultural research carried out in the month of July, 2007, when professionals and students of the class Persona, Cultura y Sociedad from the bachelor degree in Social Studies at Universidad Pedagógica de El Salvador, started with the task to find out about the artistic and cultural roots from the eastern zone of El Salvador. The research was carried out specifically in the communities of: Yucuaiquín, Guatajiagua, Cacaopera and Corinto.
INTRODUCCIÓN
Yucuaiquín tiene raíces culturales de los pueblos originarios lenkas, en cuanto a su etimología significa “pueblo del fuego”, pues proviene de las terminologías del lenguaje potón: “yucu”, fuego y “ayquín”, pueblo, aldea, caserío, lugar poblado. [1]
En cuanto a su desenvolvimiento histórico, ejerciendo la primera magistratura el Dr. Alfonso Quiñónez Molina, se emitió el decreto el día 28 de abril de 1926, en el cual otorgó a Yucuaiquín el título de Villa, distinción que se le confirió por haber adquirido incremento en el desarrollo cultural, agrícola, comercial y en el ornato.
Bajo la administración del presidente Francisco Flores, se le otorgó el título de ciudad el 15 de febrero del año 2002. Yucuaiquín tiene una extensión territorial de 51. 1 km2; cuenta con una población de 9,952 habitantes. Lugar situado en el Departamento La Unión.
Aún conserva el diseño conforme a los trazos de la época colonial,  el centro de esa ciudad es el parque, al este, está la iglesia que mantiene su primera estructura, al costado oeste se encuentra la casa comunal, el mercado y la alcaldía. En los costados norte y sur se ubican muchos negocios de medicina, granos básicos y artículos varios.
El municipio Yucuaiquín limita con otros municipios: al Norte con Jocoro. Al Noreste con Bolivar; al Sureste con San Alejo; al Sur con Yayantique; al Suroeste con Uluazapa, al Oeste con Comocarán y más allá, la ciudad San Miguel.
Esta ciudad está ubicada a 46 km de la cabecera departamental de La Unión, ruta de acceso desde la ciudad San Miguel, 355 que transita por el municipio Comocarán o 355A que transita por el municipio Uluazapa.
Yucuaiquín cuenta con una Unidad de Salud, 14 escuelas públicas, 50 iglesias católicas y evangélicas, 10 grupos de autoayuda, 30 canchas deportivas que se distribuyen en todo el municipio. Su ciudad proyecta a sus visitantes orden y limpieza, así como el parque, cuya estética brilla con la imagen del Santo patrono San Francisco de Asís, de frente, erguido, de rostro bondadoso observando a su parroquia.
Es de valorar que la ciudad Yucuaiquín conserva una riqueza cultural campesina con notables vestigios de manifestación indígena pues aún persisten y siguen latentes sus prácticas cotidianas. Aún se oye, en ciertas épocas del año, las melodías del “pito alál” y “butunké”[2], la siembra de maíz, el maicillo, frijoles cuarentanos, chile, tomate, pipianes, ayotes, arroz y ajonjolí, a pesar de la transculturación española desde hace quinientos años y, estadounidense en la actualidad, que de alguna manera ha influido indiscutiblemente.
En los días de semana se observa el movimiento de población infantil, adolescente y joven que se traslada al centro escolar e instituto de Educación Media para recibir su formación académica. La urbe económicamente activa se dirige a sus negocios y demás actividades rutinarias; mientras que en los días domingos, la mayor parte de la población se concentra en la iglesia para participar de la celebración de la misa e ir después de  compras al mercado municipal, el cual se extiende hasta una de las calles principales que rodean el parque.
En relación a la fauna y flora, son muy observables los mangos, anonas, guineos majoncho, marañones, conacastes, jocotes, nances, guácimos, jaguas, cojones, chaparros, bejucos de paste, la ceiba, guascanales, chupa – chupa, escobillas, guácimos, etc. Entre los animales silvestres aún se observan iguanas, garrobos, cusucos que el campesino caza con ayuda del “chucho”, su hondilla y macana; así también las tortolicas, pijules y los torogoces que se esconden tras los matorrales con los que tapan sus hoyos en los barrancos.
Muchos de los pobladores desarrollan la economía de autoconsumo consistente en la crianza de ganado vacuno, porcino y avícola que contribuye a la economía familiar durante el año.
Aún se conserva en la mayor parte de la población que habita esta ciudad y sus cantones aledaños, rasgos físicos de estrecho parecido con los indígenas Quechís y Quichés de la República de Guatemala.
Entre la riqueza artístico cultural que se destaca en la ciudad Yucuaiquín, se encontró  la danza folklórica “Las Partesanas”, esta se caracteriza por ser una danza guerrera y de identidad yucuaiquinense; no hay en todo el país, lugar  donde se dance mejor, con arte y suntuosidad este baile, que al ritmo del “pito alal” y “butunké”.
Saben actuar con malabarismo el manejo de sus lanzas de vara larga, la cual termina en un asta de metal de gran punta y adornos espiralados  en sus extremos. Los bastones adornados con listones de colores y las banderolas con simbolismo cristiano católico son agitados al son de la música en tiempo sincronizado. El número de miembros del grupo danzante varía de 18 a 20, distribuidos de la siguiente manera: Dos músicos para el “pito alál” y “butunké”; dos lanceros; dos negros mayores, dos para los bastones; dos para las banderolas y 8 ó 10 danzantes negritos que se incorporan al final de la danza, con sus camisas y pantalones de manta, sombreros, caites, máscaras y chinchines o sonajas.
Con el tono y compás de la música, los Negros Mayores y Negritos, luciendo las máscaras de madera, saltan y se mueven anímicamente, emitiendo un grito alegórico[3], como una llamada que excita animar los giros y movimientos creativos de la danza.  La melodía de esta música es de una belleza muy expresiva del panteísmo de aquella raza LenKa que vivió estrechamente en relación con la naturaleza en pasados tiempos de la época precolombina.[4]
Al hablar de la música de esta danza, sería indescriptible hacerle comprender al lector acerca del tono dulce y fervoroso que se escucha al presenciar su “toque”, solo sería posible la experiencia directa, oyéndola y observándola.
Muchos pobladores de Yucuaiquín al escuchar esta música la asocian a la presencia de San Francisco de Asís en su pueblo, el cual derrama bendiciones a quienes le expresan reverencia y devoción; mientras que para otros es la expresión simbólica guerrera de antaño o de motivación para el siembro de sus cultivos enseñado por sus primeros padres.

[1] Lardé y Larín, J (2000). El Salvador: Historia de sus Pueblos, Villas y Ciudades. CONCULTURA, San Salvador, El Salvador. Pag. 614.
 
[2] Don Neftalí Flores, uno de los veteranos integrantes el grupo folklórico “Las Partesanas” menciona que “la música del “píto alál” y “butunké” es una melodía netamente autóctona de Yucuaiquín, ya que los primeros padres de origen lenka la compusieron y la dieron a conocer a sus hijos y así se ha ido transmitiendo de generación tras generación con el apoyo de la Iglesia Católica”.
 
[3] El grito alegórico puede interpretarse como el estado anímico del indígena que participaba en las luchas guerreras y que de manera detallada, esta actitud, se conoce en los escritos de la historia de la Conquista de El Salvador. También se puede considerar ese mismo estado anímico en que el indígena o campesino comparte con sus vecinos el buen humor de grupo o vivencias comunitarias.
 
[4] Según comentarios desde una perspectiva filosófica e histórica, la danza folklórica “Las Partesanas”, expresa un sincretismo cultural, donde se ven inmerso componentes de la cultura española: vestimenta, armas y simbolismo; componentes de la cultura lenka precolombina: instrumentos, vestimenta y simbolismo. ¿Por qué no armas? Esto podría ser un tema de una próxima investigación.
 
Visto 3973 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Junio 2013 08:58
Uperspectiva

Uperspectiva es una revista semestral cuyos artículos presentan temas que ponen en relieve la Ciencia y Educación en una relación estrecha y determinante para el desarrollo de un país: la ciencia como factor de cambio social y la educación como el eslabón en la cadena entre el conocimiento y su aplicación en la realidad, así pues la ciencia produce conocimiento.

Los artículos de Uperspectiva están basados en investigaciones y experiencias educativas de los autores que enmarcan tres ejes principales: Tecnología, Investigación y Pedagogía.

La Universidad Pedagógica de El salvador espera que los artículos aquí publicados sean un aporte para contribuir a la formación académica de sus lectores.

“No hay duda que todo conocimiento empieza con la experiencia

Enmanuel Kant

Miembro de:                                                                                                                                                                                                 
UDUAL SDSN auprides-home  aualcpi                   insaforp-home      

Diagonal Dr. Arturo Romero y 25 Avenida Norte San Salvador. El Salvador                 icon-phone-direccion Teléfono:  (+503)2205-8100 icon-phone-direccion Fax: (+503) 2226-4486  icon-email-direccion Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.