“El alma y sus formas expresada en la poesía de Claudia Lars”
Imprimir esta página

“El alma y sus formas expresada en la poesía de Claudia Lars”

15 Marzo 2013 By In Pedagogía
Valora este artículo
(15 votos)
CaludiaL
Vanessa Valeria Durán Ramos
Docente tiempo completo
Universidad Pedagógica de El Salvador

RESUMEN

Con profunda admiración,  la autora conduce  a la intimidad  de una de las escritoras más prolíferas de la literatura salvadoreña. La selección de muestras poéticas y presentación hechos sugestivos en torno a su vida, invitan a conocer más de cerca su producción literaria.
 
ABSTRACT

With deepest admiration, the author drives us into the intimacy of one of the most prolific writers of the Salvadoran literature. The poetic sample selection shows suggestive facts around Claudia Lars' life, and they also invite the reader to get to know closely her literary production.

INTRODUCCIÓN

En nuestro país, el arte y la literatura suelen ser vistos como un accesorio suntuoso del que bien se puede prescindir…pero, a pesar de estas limitantes siempre han renacido magníficos y excelentes representantes de la poesía salvadoreña, que han dejado su pasión, imaginación y  entrega de si mismos en cada verso escrito, los cuales  perduran a través de la historia sin tiempo y espacio.

Como muestra de lo anterior me remito  al ícono de la poesía salvadoreña  Claudia Lars. Nace en la ciudad de Sonsonate el 20 de diciembre de 1899 y fenece  en San Salvador el 22 de julio de 1974. Claudia Lars en el idioma de su padre Norte Irlandés significa “Del pueblo”, fue educada en su hogar y luego en el colegio “La Asunción” donde hace estudios secundarios. Su guía intelectual fue el poeta nicaragüense Salomón de la Selva (1893-1959), a quien conoció en un viaje de ferrocarril cuando ella se dirigía  a Honduras y él a Nicaragua.

Por sugerencia leerá a los clásicos del Siglo de Oro, los poetas ingleses,  norteamericanos  y por supuesto, a Rubén Darío.

 

“Amor del alma
Amor que a mí llegaste
Cuando mi juventud amanecía
Y en dulzura y en gracia me bañaste,
Y eres fuente de gracia todavía.
La boca mía casi no besaste,
Amor que el alma entera poseía…”

 

Toda la infancia de Claudia Lars está impregnada de un ambiente familiar, la vivencia de valores morales y espirituales que tallaron el alma de la poetisa,  lo transmitió en gran medida a su hijo Leroy Brannon, fruto de su primer matrimonio.

Se puede decir que en la política Lars no tuvo una participación directa, pero en la década de los años treinta, ella reaccionó intensamente frente a la dictadura del General Hernández Martínez, involucrándose en  los movimientos democráticos culminantes en los sucesos del 2 de abril de 1944.

Lars no fue estrictamente hablando una militante política, sino que ella fue una conciencia lúcida ante el dolor social, abierta hacia el dolor solidario y hacia las opciones humanizantes de la vida.

Tuvo una destacada vida social, participaba en muchos eventos nacionales  donde  exponía sus obras y conocía a los escritores más destacados de la época.

En cuanto a su   status,  procedía de una familia adinerada  y  tuvo el privilegio de tener maestra privada para que le enseñase, cuando en aquella época ningún niño lo tenía. Recibió una educación superior y gozó de las comodidades en su tiempo.

En su poesía le canta al amor con giros eróticos estupendos, con limpia inocencia invocan la fertilidad de su cuerpo, su fecundación, el goce de vivir, madres que esperaban un mañana alegre para sus hijos; materna pasión que las convertía en tierra que esperaba la semilla de una nueva vida.

Su visión del amor se contraponía a la tradicional. No quería que la relación amorosa terminara como lamentablemente  ocurre a veces  en la enajenación total de la mujer al proyecto vital del hombre. Quería tener una “vida propia”,

La profundidad sentimental expresada en sus versos, independientemente del tema, es lo que llevó a ser considerada una de las mejores poetas del país.

Los que conocieron a Claudia Lars la describen bella interna y externamente. Tenía esa suprema dulzura de sus poemas para los niños; y también el temperamento rutilante de su ascendencia nórdica. Le encantaba el universo con sus días más asediados y misteriosos. Guardaba un suave y firme amor hacia su pueblo.

 

"No supe escoger la tierra de mi canto, en muchos años. Dos tierras de honda presencia eran misterio y regalo. La dos llevaba en la sangre. Las dos juntaba en mi abrazo. Un doble amor recogía sus paisajes encontrados: a la derecha palmeras en galope de penachos; a la izquierda vientos grises sobre desvelo de barcos. Aquí, las playas de sol... Allá, los ríos helados...
 
Del sur llegaban abejas siguiendo el polen del nardo; nostalgias indefinidas y una inclinación de llanto. Del norte, choque de espumas y rosales de relámpagos; humo de hoguera y de pipa, islas dulces y sargazos.
 
 
No supe escoger la tierra
De mi canto , en muchos años .
Hoy se que tiene caminos
Que cruzan hombres descalzos;
Volcanes de azules pliegues,
Techos de paja en el llano,
Tapiz de yedras y nidos
En la pared del barranco;
Agua profunda meciendo
Niños de nube y lagartos;
Un gran esfuerzo en cadenas
Y un gemido prolongado…
 
Absorta sobre lo mío
Al escoger, despacio,
La tierra de amor completo
Que ha de cerrarme los párpados.
Pero mi canto del norte
Por los muertos empujados
Siguen rumbos de cometa
Siguen vaivenes de barco.”

 

En toda la poesía se evidencia la comunicación y unión espiritual que tiene en relación con  un ser supremo que transciende los mismos pensamientos de la autora.

Hay un proceso de maduración en las experiencias negativas que sufrió a nivel personal y que purificó a través de los versos que hacen alusión a estos amores que dejaron una huella en su vida. Según sus biógrafos, fueron Salomón de la Selva, José Basileo Acuña, Carlos Samayoa Chinchilla y Salarrué, aunque este romance quedara como un interrogante para el lector, pues no hay una afirmación ni negación ante dicho rumor.

Dentro de la poesía de Claudia Lars las temáticas que se abordan son: La dualidad de sus dos sangres, experiencia maternal, descripción de su país como parte de su herencia nórdica, su tierra con sus dolores y luchas de expresados en ROMANCES DE NORTE Y SUR.

 

Dos sonetos a un místico
I
Amor que se cruzó por mi camino y me encontró en la sombra, abandonada. amor que fuera luz en la callada y sombría espesura del destino.
Esencia de lo noble y de lo fino: le sorprendí brillando en su mirada. Mas no quiere hacer caso a mi llamada y transformó lo humano en lo divino.
Yo me quedé con la esperanza rota. ¡Corazón que me sangra gota a gota siempre que pongo mi ilusión en algo!
 
¿Por qué tan fuerte ante la vida fuiste?
¿Es que miedo a la vida le tuviste, amor que no supiste lo que valgo?
II
Abrí por ti mi corazón entero y en él pudiste ver sin velo alguno. Lo que hacerme sentir pudo ninguno sintió por ti mi corazón sincero.
Amor entre los grandes el primero: Amor de aquéllos que entre mil hay uno. Se te ofreció inocente y fue importuno. Y lo calló tu voluntad de acero.
 
¿Por qué quieres vivir vida divina
si de la forma humana estás vestido? ¿Acaso el mismo Dios no se adivina tras de la oscura puerta del sentido? Si el alma entre la carne va escondida, ¿por qué este empeño en sofocar la vida?

Estos poemas están dirigidos a su amor eterno e imposible con el nombre de José Basileo Acuña, era amante de la perfección, de la delicadeza, del buen gusto. ¿ Cómo no haberse prendado de una mujer  todo poesía?. Pero ante  tan grande amor se resiste, bien acostumbrado a la austeridad y al heroísmo, y cumple con su vocación, se ordena sacerdote, llega a ser Obispo de la Iglesia Católica Liberal en Costa Rica; Pero la historia de amor no concluye con la decisión tomada radicalmente.

“El atrevimiento de Claudia Lars y de las grandes poetisas americanas que escribieron a partir de la primera década del siglo XX va más allá. No sólo se atrevieron a hablar y a escribir, también desafiaron los roles tradicionales que la mujer debía asumir dentro  de la cultura latinoamericana”, Claudia Lars no se limitó a compartir sus sentimientos apasionados hacia el amor que le inspiraba una relación entre pareja, el tema de la sexualidad en sus poemas era tratado  de manera real, pero respetuosa, ya que la corporeidad en sus creaciones eran convertidas en “texto poético”, tal como lo hacía con cada temática que abordaba en sus expresiones.

Los que la conocieron afirman que era una mujer atractiva y consciente de su atractivo, vivió intensas pasiones amorosas y coexistió también una desgarradora soledad, ( esto según la tesis bibliográfica realizada por el escritor nacional Francisco Escobar”)

Amor una inspiración

Las relaciones amorosas que vivió la artista son poco conocidas, pero una de los hombres que inspiró algunos versos fue el poeta nicaragüense, Salomón de la Selva. Este joven se convirtió en novio y por lo tanto una inspiración de la poeta salvadoreña, esto después de conocerlo de forma inesperada en un tren que los conducía desde Zacatecoluca hasta la Unión.

Según Carmen González Huguet, en su articulo” Romance de la viajera y el soldado” el joven se refiere de manera admirable hacia el físico e intelecto de Claudia Lars en una de sus cartas: “Desde un principio me deslumbró, más que su belleza física, que por cierto ahora no puedo recordar con ninguna fidelidad,- se ha desvanecido en mi mente,- con su amplitud y desenfado  intelectual y con refinamiento de su espíritu”.

En el ámbito nacional existe rumores de una posible relación amorosa con el artista nacional Salvador Salazar Arrué, pero hasta el momento no hay nada que lo demuestre. Huguet también agrega que además del atrevimiento de Lars al escribir, la escritora nacional también se atrevió a expresar y a vivir una relación amorosa entendida “en sus propios términos, y no en los del hombre”.

Según el texto biográfico de Lars realizado por Francisco A. Escobar, la experiencia amorosa a plenitud no fue vivida por la poetisa, por lo que  volvió a vivirla a través de la creación poética. El autor sostiene en su estudio, que los poemas de Claudia Lars plantean un cúmulo de intensa experiencia erótica experiencia sobre la infancia, la maternidad, el amor de pareja y a la identidad cultural.

La profundidad sentimental expresada en sus versos, independientemente del tema, la llevó a ser considerada una de las mejores poetas del país.

La obra casa de vidrio consta de 23 poemas su eje temático es sobre la niñez, llenas de ternura, donde abundan una brillante imaginación de parte de la poeta, palabras cristalinas que aman sin medida.

Lo que llama la atención es que Claudia Lars comparte la visión que el niño tiene del mundo que lo rodea y que en la edad adulta se pierde por las actividades cronometradas que tiene el ser humano.

A lo largo de las distintas lecturas de sus obras completas se pueden evidenciar las siguientes características: inquietud existencial, espiritualidad, fondo amoroso, expectación, curiosidad, conocimiento, plenitud, dudas, temores, ausencia, desamor y soledad.

  FRAGMENTOS DE POESÍA DE CLAUDIA LARS

VIII
El tiempo...¿Qué es el tiempo?... Para mí no ha pasado desde aquellas noches de lunas amarillas, cuando me llevabas a las reuniones de los sábados...
 
Me sentí joven al leer tus poemas y me dio vergüenza experimentar esa delicia. Con un gajo de sueños juveniles caí en profundo sueño.
 
Hoy me burlo del tiempo y hasta le hago cosquillas en las barbas. Así, medio jugando, voy a meterlo por un mes en el armario.
VII
Si llegaras por esa puerta tal vez te extrañaría mi pelo gris-azul, con reflejos plateados. Le pongo un suave tinte -por supuesto- pero no creas que me engaño.
 
Envejecer es un problema. Sin embargo, yo no envejezco entristeciéndome. Si regresara con lo vivido hasta el domingo que al lado tuyo se hizo viernes, creo que volvería a ser la misma amorosa y que de nuevo te daría un rato tremendo.
Poeta Soy
Dolor del mundo entero que en mi dolor estalla, hambre y sed de justicia que se vuelven locura; ansia de un bien mayor que el esfuerzo apresura, voluntad que me obliga a ganar la batalla.
Sueño de toda mente que mi mente avasalla, miel de amor que en el pecho es río de dulzura; verso de toda lengua que mi verso murmura, miseria de la vida que mi vergüenza calla.
Poeta soy? y vengo, por Dios mismo escogida, a soltar en el viento mi canto de belleza, a vivir con más alto sentido de nobleza,
a buscar en la sombra la verdad escondida. ¡Y las fuerzas eternas que rigen el destino han de volverme polvo si equivoco el camino

Algunas de sus obras son:

  • Estrellas  en el pozo (1934)
  • Romances de Norte y Sur (1946)
  • Donde llegan los pasos (1953)
  • Fábula de una verdad (1959)
  • Presencia en el tiempo (1960)
  • Girasol (1961)
  • Sobre el Ángel y el Hombre (1962)
  • Del fino amanecer (1964)
  • Nuestro Pulsante Mundo (Apuntes sobre una nueva edad, 1969)
  • Poesía última (1972)

CONCLUSIONES Todo el honor que recibió Claudia Lars en vida fue una pincelada de la gran obra maestra que nos dejó con su legado poético  para nuestro deleite cotidiano.

Tenemos el compromiso social y cultural de conocer más  de  nuestros escritores y poetas salvadoreños antes de apropiarnos  de la poesía extranjera, retomar los  acontecimientos cotidianos de la vida donde  los verdaderos poetas nacen como barro, se van puliendo poco a poco hasta tomar la forma perfecta en cada verso escrito,  y los sentimientos y deseos quedan al descubierto..

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Lars Claudia (1999). Poesía Completa. Dirección de Publicidad Impresa.
  • Lars Claudia (1976). Sus mejores poemas. MINED
  • Lars Claudia. Antología de la poesía infantil (1962) MINED.
  • Lars Claudia. (1996).La casa de vidrio. Concultura.
  • Lars Claudia (1969). Nuestro pulsante mundo, apuntes sobre una nueva edad.
  • 1 de Marzo de 2009. Carta para una amiga de Gabriela Mistral. La Prensa Gráfica,  pp. 37-39.
  • 15 de Abril de 2009. Pequeña Antología de Claudia Lars. La Prensa Gràfica, pp. 27-32

 

Visto 13965 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Junio 2013 08:56
Uperspectiva

Uperspectiva es una revista semestral cuyos artículos presentan temas que ponen en relieve la Ciencia y Educación en una relación estrecha y determinante para el desarrollo de un país: la ciencia como factor de cambio social y la educación como el eslabón en la cadena entre el conocimiento y su aplicación en la realidad, así pues la ciencia produce conocimiento.

Los artículos de Uperspectiva están basados en investigaciones y experiencias educativas de los autores que enmarcan tres ejes principales: Tecnología, Investigación y Pedagogía.

La Universidad Pedagógica de El salvador espera que los artículos aquí publicados sean un aporte para contribuir a la formación académica de sus lectores.

“No hay duda que todo conocimiento empieza con la experiencia

Enmanuel Kant

Lo último de Uperspectiva