Virtualidad y tarea escolar. Una relación para debatir

Virtualidad y tarea escolar. Una relación para debatir

16 Marzo 2013 By In Tecnología
Valora este artículo
(1 Voto)
shutterstock 9708271
Jorge Alberto Escobar
Decano Facultad de Educación
Universidad Pedagógica de El Salvador

 

RESUMEN

Se expone con sentido crítico la práctica de la llamada tarea escolar, que el autor  abordó en el congreso de educación 2010. Señala  las discrepancias entre la concepción que docentes, estudiantes y padres de familia tienen sobre este accionar. Plantea cuáles deben ser los propósitos de una verdadera tarea o actividad  aprovechando la visión del hombre en un mundo cibernético.

ABSTRACT

The practice of what is called “The school work” is exposed with critical sense as it points out at discrepancies among the conceptions that teachers, parents and students have on that issue. It states about the desirable purposes of a real assignment or homework activity taking advantage of the new man´s perspectives in the cybernetic world.

INTRODUCCIÓN

¿Y si no hago la tarea? Desafiando la autoridad.

La problemática a la que se aproxima la presente ponencia evidencia que la tarea escolar constituye un hecho a través del cual docentes y estudiantes se disputan la autoridad. El primero ve en ella la forma adecuada para extender su clase (su influencia) más allá del aula y de la escuela. El segundo, tal vez advierte la “omnipresencia” del  profesor aún cuando se divierte.

La tarea da lugar a diferentes ideas y reacciones en los estudiantes. ¡No la hago!, ¡pido copia!, ¡la descargo de internet!, ¡pago por ella!, ¡que la haga mamá!, ¡ni modo, la haré!, ¡la haré como la entiendo!, ¡el profesor no explica!, la haré como pueda! Y otras de igual naturaleza, aunque en esta secuencia todos quisiéramos saber de reacciones generalizadas como: ¡qué interesante y divertida está la tarea!

Estas reacciones son históricas, es decir, se repiten de generación a generación, perfeccionándose cada vez y aumentando las probabilidades que los mismos adultos, padres, madres o estudiantes, no se muestren afectos a las tareas. Y no es para menos, pensemos  que un profesional habrá dicho algo similar, miles de veces antes de obtener el título. Y aún más, habrá hecho un promedio de 6,000 tareas antes de ingresar a la universidad, considerando 2 diarias, 10 semanales, 400 anuales, 1,200 en educación parvularia, 3,600 en educación básica y 1,200 en educación media de tres años.

Si de las 6.000 tareas antes discutidas, preguntamos por el porcentaje de ellas que se hizo pensando en ¡qué interesante y divertida está la tarea! Prefiero que juzgue el lector antes de dar una respuesta. Lo que no puede ocultarse es que quien estudia ve tras la tarea a la autoridad del profesor,  si la hace, cómo la hace, o si no la hace, igual depende de ella.

Las dificultades y reacciones invitan a preguntarnos acerca de ¿Qué es una tarea escolar? Mediante un consulto por e-mail se encontró que:

  • “Es una actividad que deben realizar los estudiantes en casa para reforzar o concretizar la clase recibida en el centro educativo”.
  • “Es el trabajo ex aula y el complemento de lo que no se hizo en el aula;  es el refuerzo o la continuación de un tema o la investigación de temáticas, usando diferentes medios de información que estén al alcance y la iniciativa de los estudiantes. Es (apela a)  la responsabilidad puesta a prueba de cada alumno individualmente y en equipo. La tarea escolar es esencial pues desarrolla hábitos de investigación y responsabilidad así como estimula la  auto formación”.
  • “Son actividades que ayudan a reforzar o retroalimentar los contenidos desarrollados”.
  • “Es un mecanismo que utilizo para lograr que el niño o joven descubra algunas cosas que desconoce cuando son de investigación.  Desarrollo de algunas habilidades motoras cuando es (se pide que) recorte, dibuje o pegue. Adquisición de buena ortografía y caligrafía cuando dejo planas -que lo hago todos los días a excepción del fin de semana que les doy vacación-.
  • Es un método de aprendizaje”.
  • “…la necesidad de resolver ciertas actividades, con el propósito de confirmar el conocimiento, la habilidad o valores propios de un determinado tema estudiado con anticipación. Es decir, la tarea es el refuerzo del tema estudiado.
  • “…es un reforzamiento de los conocimientos que se han entregado a los alumnos, que implica investigación, revisión, memorización en algunas ocasiones y en otra demostración de habilidades o reforzar haciendo las cosas”.

Haciendo un recuento de los términos resaltados en cada respuesta, encontramos que la tarea escolar se concibe en relación con actividad, casa refuerzo, ex aula, complemento, continuación, uso de diferentes medios de información, responsabilidad (del estudiante) puesta a prueba, hábitos de investigación, autoformación, retroalimentar, descubrir, desarrollo de habilidades, método de aprendizaje, anticipación (temporalidad), revisión, memorización y demostración de habilidades.

Las categorías de Espacio-interacción y Actitudes-habilidades cognitivas dan cuenta de un concepto de tarea escolar cuyo  desarrollo y  aplicación de habilidades cognitivas tiene lugar en bibliotecas, en el círculo familiar, en los museos, medios de comunicación masiva y por supuesto en los entornos virtuales (aula virtual, foros virtuales, chat, videoconferencias).

Sin embargo, el concepto que se tenga de la tarea escolar no siempre se corresponde con la efectividad. Eso es lo que nos indican las respuestas de los participantes en la consulta por e-mail.

  • “Generalmente las tareas las dejan porque DEBEN o sienten que DEBEN; pocas veces se planifican y se evalúan de forma objetiva… por lo general dejan planas, transcribir de los libros hasta 5 páginas, resolver ejercicios matemáticos sin haberles explicado antes los procesos para la realización”.
  • “Una experiencia reciente con mi sobrina. Ella está en 5º y le dejaron de tarea elaborar una caja divida según el abecedario, con sus respectivas tarjetas (con letras). (yo) su servidora, le cortó el durapax para que formara la caja; con lija, la niña dejó cada pieza lisa, las pintó, recorto las tarjetas y con su puño y letra  hizo todo el abecedario. Aparentemente se había cumplido la tarea. Al fin de semana le pregunte ¿qué pasó con la  tarea? ¿Cuánto te sacaste? Y me dice: Hay tía 8  y ¿por qué?  ¡La seño dice que muy grande la hice, ella la quería más pequeña!

¿La señorita no indicó los criterios?, ¿no estableció las medidas? (Porque también le pregunté) Bueno… pensé y luego le pregunté ¿qué hicieron con la caja? Y ella me respondió NADA sólo dijo que estaban bonitas”

 

  • “Todas las tareas dejan un aprendizaje, por muy sencilla que parezca una tarea siempre deja un aporte. Pero no todas son efectivas para el desarrollo de habilidades intelectuales especiales en particular para cada alumno. En cuanto a las actitudes es el campo que menos atención le dan los docentes, ya que en muchas ocasiones las tareas son impuestas o son castigos y debería ser todo lo contrario; estimular y animar  a los alumnos a encontrar por medio de las tareas sus propias inquietudes e inclinaciones”.
  • No todas son  efectivas, porque la mayoría de tareas solo son repeticiones de lo que se ha visto (en el aula) o algunas veces sólo (tratan) de recortar, pegar o transcribir contenidos, lo que no ayuda a desarrollar al máximo las potencialidades cognoscitivas y psicomotoras; además los experimentos  ayudan mucho.
  • “Creo que por muchas décadas las tareas han sido solo un mecanismo de entretenimiento para niños y un trabajo grande para padres de familia. Cuando se trata de niños pequeños tenemos la gran dificultad que muchos padres se toman la responsabilidad que corresponde a sus hijos, razón por la cual el niño no se desarrolla como deseamos”.
  • “No todas las tareas son efectivas para desarrollar las condiciones académicas del niño. Muchas de estas son asignadas para lograr la cobertura de contenidos, cumplir con una condición descansar más o cumplir con las exigencias del padre de familia…”
  • “No siempre son efectivas, en algunas oportunidades se hace solo para cumplir un requisito de cantidades de evaluaciones sumativas; dejando atrás que el objetivo principal es  desarrollar aprendizajes significativos”
  • “Pues, considero que  no todas las  tareas o actividades que se les dejan son efectivas, ya que  en su mayoría  son  actividades que no están planificadas…”
  • “Pienso que no, a los niños y a los jóvenes les cuesta interpretar las indicaciones e incluso a uno de adulto a veces le cuesta entender, yo no tengo hijos, lo digo con base en mi experiencia, con mis sobrinas y con mi hijastro. No veo yo que ellos desarrollen habilidades, simplemente hacen la tarea como pueden porque hay que entregarla y que no les bajen puntos, hay ocasiones en que se esfuerzan mucho y la nota no es equiparable a lo que han hecho y se frustran los niños”.

En contexto, la tarea escolar no es considerada un factor legitimado para formar estudiantes competentes para aprender en la sociedad del conocimiento. No lo es en la medida en que responda a la autoridad del docente y a la improvisación antes que a promover el aprender a aprender. Sin embargo, aunque este trabajo no pretende explicar las causas ni las consecuencias de ello, si busca llamar la atención al respecto.

No podemos hacernos de oídos sordos ante una realidad donde “en virtud de los avances de las tecnologías digitales de información y comunicación, ahora es posible disponer de fuentes de información inaccesibles en otros tiempos, que residen en diversos lugares del mundo, muy alejados entre sí. Esta globalización del conocimiento se ha posibilitado gracias a nuevos paradigmas de gestión del conocimiento, nuevas tecnologías y nuevos medios tecnológicos, que han surgido como resultado del desarrollo acelerado de la informática y la telemática.

La nueva educación necesita nuevos paradigmas que han sido previamente vislumbrados por diversos pedagogos. Todos ellos promovieron una educación más libre, más centrada en el estudiante, sus necesidades y ritmos de aprendizaje, más individualizada, interactiva, cooperativa, participativa y constructiva[1].

 

Tarea escolar y autonomía para aprender. Un análisis desde el binomio presencialidad+virtualidad

La tarea escolar, ya sea que se realice en la escuela, en la casa, en la biblioteca o en entornos virtuales, debe crear la situación propicia para que se motive, potencie y ordene la actuación autónoma del estudiante o lo que es lo mismo, que active de modo conciente los recursos (habilidades cognitivas y metacognitivas) que posee para seguir generando conocimiento por sí mismo.

En la sociedad de la información y del conocimiento, la autonomía para aprender es un nivel de desarrollo explicable en el triángulo objetivo-método-medio. Así, el primer vértice es la aspiración que el sujeto (estudiante) se propone alcanzar en el objeto (de aprendizaje). El segundo responde al orden de los pasos que desarrolla el sujeto en su interacción con el objeto, a lo largo del proceso. Puede tener tanto carácter objetivo como subjetivo, como consecuencia de que el sujeto, de un modo consciente, selecciona los posibles métodos o los crea.

El tercero se refiere a los materiales para facilitar al aprendizaje y a los mediadores entre la realidad y el estudiante, tal es el caso de las tecnologías de la información y la comunicación. En conclusión, la autonomía se evidencia cuando el estudiante participa en la transformación del objeto o contenido de aprendizaje, organizada por el profesor, fijándose un objetivo y, en consecuencia, definiendo los métodos y los medios para alcanzarlo.

La autonomía en el sistema objetivo-método-medio sólo es posible gracias a un conjunto de habilidades. En la teoría didáctica, la habilidad es el modo de interacción del sujeto con el objeto, es el contenido de las acciones que el sujeto realiza, integrada por un conjunto de operaciones que tienen un objetivo.

En otras palabras, para que el estudiante sea capaz de aprender en diferentes contextos ha de cultivar la independencia cognoscitiva, que consiste en "la capacidad de formular y resolver los problemas, con las propias fuerzas, cuyo indicador es la habilidad del alumno de alcanzar, de forma independiente, nuevos conocimientos de diferentes fuentes y la de adquirir nuevas habilidades y hábitos, tanto mediante la memorización, como a través de la investigación independiente y de los descubrimientos”[2]

Y como no preparar a nuestros niños y jóvenes si “la era de la pos información superará las restricciones que impone la ubicación geográfica. La vida digital traerá consigo una dependencia cada vez menor con respecto a estar en un lugar específico y en un momento específico…”[3]

En esta nueva realidad, “los Nuevos Ambientes de Aprendizaje son una forma novedosa de organizar el proceso de enseñanza presencial y a distancia. Implican el empleo de tecnología para crear una situación educativa centrada en el alumno y que fomente su auto aprendizaje, así como el desarrollo del pensamiento crítico y creativo, mediante el trabajo cooperativo y el acceso directo a la información, gracias a los recursos tecnológicos seleccionados como idóneos por: la naturaleza del contenido, los objetivos educativos e instruccionales, entre otras variable”[4].

En estos “Nuevos Ambientes es necesaria una forma diferente de organizar el proceso de enseñanza y, por tanto, de concebir el salón de clase y la relación maestro-alumno. Aquí, las tecnologías de comunicación e información permiten al alumno un estudio independiente y un trabajo en equipo en y fuera de la institución educativa y, al maestro, una atención personalizada y grupal de acuerdo con estilos y ritmos de aprendizaje de los estudiantes”[5]

En un mundo donde la presencialidad y la virtualidad alternan y reclaman de la persona un “saber estar” diferenciado, los Nuevos Ambientes de Aprendizaje, en sentido general, exigen a las instituciones educativas que estén dispuestos a diversificar y flexibilizar las oportunidades de aprender cualquier cosa, en cualquier lugar y tiempo y de distinto modo, atendiendo a las diferencias individuales y necesidades de aprendizajes diferentes, personales y de grupo.

En correspondencia, las personas consultadas por la encuesta vía e-mail, en relación a la tarea escolar, consideran que estas debería caracterizarse por:

  • “(Asignarse si) el niño o joven va a desarrollar alguna de las competencias básicas a su nivel”.
  • “El tiempo que se va a invertir es justo a su edad y a su nivel”.
  • “Despertar interés o alguna emoción en el desarrollo que se tome”.
  • “El tiempo que se va a invertir en la evaluación de ella es tomado en cuenta antes de que el estudiante la ejecute”.
  • “Asegurarse que lo evaluado haya dejado el aprendizaje esperado”. … que en sus contenidos llevan implícito generar  conflictos mentales, que dejen aprendizajes propios  y que estos sirvan de base para aprender otros conocimientos”.
  • “Tareas que vayan encaminadas al desarrollo intelectual de los estudiantes, al desarrollo de habilidades, como tareas en que el estudiante analice, reflexione, cree, investigue, lo que le servirá para su vida”.
  • “… con un enfoque de resolución de problemas  de la vida cotidiana; tareas en la que se ponga de manifiesto el análisis, comparándolo con la realidad, o la cotidianeidad de su entorno, con respuesta de que se puede hacer o más bien cuál sería su contribución, a ese entorno”.
  • “… enseñar a trabajar en forma individual, para prepararlos a tareas de grupo…”

En las opiniones se advierte que las tareas apropiadas son las que cumplen con requisitos como la planificación, el desafío al intelecto y que sean efectivas. Al respecto, proponen que los estudiantes realicen:

  • Trabajos debidamente estructurados y con objetivos.
  • (Trabajar con) Los libros de textos (que) generalmente poseen actividades al finalizar un tema y realizar lecturas y análisis de algún párrafo o texto.
  • Redactar documentos como  ensayos.
  • Investigaciones bibliográficas.
  • Experimentos sencillos donde no se exponga la seguridad de los alumnos.
  • Trabajos grupales especialmente que se realicen en el centro escolar y no en casas particulares.
  • Ejercicios matemáticos usando guías y ejemplos diversos.
  • Las actividades integradoras dentro del aula, análisis de lectura comprensiva, ensayos, planteamientos de problemas, entre otros.

 

CONCLUSIONES

Actualmente la presencialidad y la virtualidad son ambientes donde el estudiante puede acceder al conocimiento; saber estar en ellos es un derecho y prepararlo es, para la escuela y el docente, un deber. Formar en ambos es urgente para consolidar la nueva escuela y, por supuesto, la nueva universidad en la sociedad de la información y el conocimiento, que de acuerdo a la Conferencia Mundial de Educación Superior 2009, esta sociedad necesita diversos sistemas de educación superior, con una gama de instituciones que tengan cometidos variados y lleguen a diferentes tipos de educandos. Agrega que la aplicación de las TIC a la enseñanza y el aprendizaje encierra un gran potencial para  la calidad y los buenos resultados.


[1] Educación Virtual Superior en América Latina y El Caribe. Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe. Página 5. Disponible en línea: http://tecnologiaedu.us.es/bibliovir/pdf/EducVirtual.pdf
[2] Pedro Roberto Valdez Tamayo. Libros electrónicos multimedia para el estudio independiente en semi presencialidad. Editorial Universitaria, Cuba, 2007 Disponible en: http://www.freewebs.com/cedut/documentos/978-959-16-0643-3-Libros-Electronicos.pdf
[3] Nicholas Negroponte. Mundo Digital. España, 1995
[4] Ramón Ferreiro y Anthony j. Denapoli. Un concepto clave para aplicar exitosamente las tecnologías de la educación: los nuevos ambientes de aprendizaje. Página 20. Disponible en:            http://joserafaelpinorusconichio.com/documentos/cursos_maestria/unid_nuevas_tecnologias_aplicadas_educacion/22481776.pdf

[5] Ibid, página 22

Visto 92641 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Junio 2013 09:20
Uperspectiva

Uperspectiva es una revista semestral cuyos artículos presentan temas que ponen en relieve la Ciencia y Educación en una relación estrecha y determinante para el desarrollo de un país: la ciencia como factor de cambio social y la educación como el eslabón en la cadena entre el conocimiento y su aplicación en la realidad, así pues la ciencia produce conocimiento.

Los artículos de Uperspectiva están basados en investigaciones y experiencias educativas de los autores que enmarcan tres ejes principales: Tecnología, Investigación y Pedagogía.

La Universidad Pedagógica de El salvador espera que los artículos aquí publicados sean un aporte para contribuir a la formación académica de sus lectores.

“No hay duda que todo conocimiento empieza con la experiencia

Enmanuel Kant

Miembro de:                                                                                                                                                                                                 
UDUAL SDSN auprides-home  aualcpi                   insaforp-home      

Diagonal Dr. Arturo Romero y 25 Avenida Norte San Salvador. El Salvador                 icon-phone-direccion Teléfono:  (+503)2205-8100 icon-phone-direccion Fax: (+503) 2226-4486  icon-email-direccion Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.